¿Quién paga el rodaje en un coche de segunda mano?

Cuando se compra un coche de segunda mano hay detalles en los que uno no suele caer, especialmente si se realiza la compra entre particulares. Tras buscar un coche que te gusta, por ejemplo un fantástico Mercedes de ocasión y abonar su importe, a veces sucede que pasados un par de meses, el antiguo propietario te llama para decirte que ha llegado el recibo del rodaje, que por error ha ido a su domicilio y que tenéis que quedar para que te lo pase, ya que es tu obligación abonarlo.

Sin embargo, no es así. Cuando se vende un coche, el vendedor tiene la obligación de presentar el recibo del rodaje de ese año ya pagado. En muchos casos, se acude al ayuntamiento para solicitar su pago adelantado. En otros, se paga en el plazo que corresponde y por cortesía se envía una copia al nuevo propietario.

Esto lleva a casos que pueden parecer injustos, como cuando se vende un vehículo durante los primeros días del año y es el comprador el que va a disfrutarlo prácticamente todo el tiempo. Sin embargo, será el vendedor quién tenga que abonar el rodaje del coche durante todo el año ya que no hay la posibilidad de pagos parciales.

Esto no quiere decir que no se pueda llegar a algún tipo de acuerdo verbal entre comprador y vendedor. Es el caso de aquellas ventas que se realizan a primeros de año porque el comprador no puede acudir a firmar papeles los últimos días de diciembre, por estar de vacaciones, por ejemplo. En este caso, se podría acordar que se pospone la firma pero siempre con la condición de que el comprador asuma el pago de ese recibo.

Dado que el recibo llegará a casa del vendedor, se puede acudir al ayuntamiento para solicitar el pago adelantado y que el vendedor pueda estar tranquilo o bien se puede adelantar el importe, en función de lo que se pagó el año anterior, sumándolo al valor del vehículos.

Cuando el coche se compra en un concesionario o en una compraventa no suele haber ningún tipo de problemas ya que son perfectamente conscientes de la situación y saben perfectamente que les corresponde realizar este pago. En cualquier caso, el comprador del coche no va a tener ninguna responsabilidad legal sobre ese pago y no se le puede exigir que realice el mismo.

Como comprar un coche de segunda mano para que dure mucho años

Si quieres comprar un focus de ocasion y tienes pensado que sea tu coche para muchos años debes de tener en cuenta varios aspectos del vehículo. El primero de ellos es el número de kilómetros que tenga encima. Si compras el coche en un lugar serio sabrás que el cuentakilómetros no ha sido alterado y este factor puede ser mucho más importante que la edad del vehículo a la hora de saber cuánto tiempo le queda por delante.

En segundo lugar comprueba el estado de la chapa del coche. Hay que fijarse bien en todos los detalles, por ejemplo en si hay óxido en la parte de abajo. No dudes en pedir que te metan el vehículo en el foso para ver cómo están los baños y saber si tiene golpes, si el tubo de escape puede estar a punto de romper o si se le ha dado un buen uso al vehículo.

Otro lugar en el que se suele ver si el coche ha sido cuidado es el maletero. Si este ha sido utilizado sin cuidado es posible que tenga óxido por debajo de las alfombrillas. No dudes en mirar, especialmente si ves que se han cambiado ya que quizás se haya hecho porque las anteriores estaban muy deterioradas debido al mal uso.

Si el número de kilómetros del coche es razonable y la chapa está en buen estado queda comprobar el motor. Hay conductores que por su manera de manejar el coche acaban causando daños al motor que pueden llegar a costar mucho dinero. El cambio no debe de presentar holguras y es importante comprobar que todo funciona como es debido.

Para saber esto, no basta con la observación a simple vista, quizás sea necesario que intervenga un mecánico que pueda hacer una revisión a fondo del coche, incluso comprobando sus emisiones, la amortiguación y otros aspectos esenciales del vehículo. Si todo está bien, entonces estaremos ante un coche que seguramente merezca la pena, especialmente si el precio no es muy alto.

Si se tienen en cuenta todos estos aspectos, seguro que el coche que se compre durará mucho tiempo y hará servicio durante muchos años, siendo totalmente rentable el precio que se pague por él. Y es que comprar un coche de segunda mano no tiene por que ser sinónimo de tener problemas con el vehículo a corto plazo.