Un piso con vistas al parque

Nunca entendí porque Alberto alquiló aquel piso-sótano. Es verdad que trabajaba por la noche y no iba a disfrutar mucho de las horas de sol. Dormía por el día y trabajaba por la noche, como los vampiros, como a él le gustaba decir. Cuando algún fin de semana le visitaba me encontraba prácticamente a oscuras a las cinco de la tarde en pleno agosto.

Por aquellos tiempos, Alberto valoraba más la zona en la que estaba el piso que el piso en sí mismo. Le encantaba el barrio porque desde que llegó a la ciudad, siempre quiso vivir ahí. Los primeros dos años tuvo que estar en el extrarradio, pero en cuanto ahorró un poco de dinero buscó piso en el centro. Encontró una urbanización que le gustó, pero los precios eran excesivos. Entonces vio un anuncio de uno de los pisos situados en el sótano. ¿El problema? La única ventana de la casa daba a un patio muy oscuro.

Tras varios años en el zulo, como lo llamábamos cariñosamente, ha decidido cambiar de aires. ¡Y menudo cambio! Encontró una ganga en el barrio que tanto le gusta. Es un cuarto con unas vistas increíbles. Cuando lo vi con sus techos transparentes para terrazas, su mesita y sus sillas para tomar algo al fresco aluciné. Le pregunté que a qué se debía este cambio, que si ya no le daba igual lo de la ‘oscuridad’ y me respondió con una sonrisa: “me apetecía volver a ver la luz del sol”.

La casa de mi amigo el ex vampiro me ha dado ideas para mi propia casa. Yo también tengo una terraza con vistas a un parque, pero no tan espectaculares como la suyas, eso está claro. Hasta ahora no habíamos sacado suficiente partido a esta zona de la casa. Lo utilizamos más bien para almacenar algunos enseres y poner las bicicletas.

Los techos transparentes para terrazas de la casa de Alberto me han dado algunas ideas. Si quitamos las cajas y guardamos las bicis en otra parte, colocamos una mesa y unas sillas en condiciones, puede ser un lugar perfecto para tomar el aire… y el sol.

3 buenas razones para mantener la bañera incluso en un baño pequeño

Al reformar baño una de las primeras cosas que el cliente suele pedir es que se elimine la bañera y se coloque en su lugar un plato de ducha. Las razones son varias: la comodidad a la hora de entrar y salir de la ducha, la comodidad a la hora de limpiar y también el menor espacio que ocupa la ducha.

Pero hay quién sigue prefiriendo una bañera, incluso en un cuarto de baño pequeño, por diferentes motivos. Los tres más usuales son los siguientes:

-El placer del baño en la gente más joven. Cuando se es joven hay tiempo y tiempo por delante para aprovechar la bañera sin miedo a las dificultades para entrar en ella. Una bañera puede disfrutarse durante muchos años y, más adelante, cambiarse por un plato de ducha sin ningún tipo de problema.

Incluso personas en su madurez optan por el placer del baño y, en caso de que más adelante sea necesario, pueden hacer el cambio muy fácilmente. Cambiar una bañera por un plato de ducha es una obra bastante sencilla que no implica tener que cambiar todo el cuarto de baño.

-La utilidad de la bañera cuando hay niños pequeños. Con los niños, la bañera es algo muy importante. Los bebés disfrutan mucho del baño pero cuando ya son niños, también se lo pasan en grande con los juegos en la bañera. Es un momento muy especial del día y suele serlo hasta bien entrada la infancia.

Los baños resultan muy relajantes para niños inquietos, ayudándoles a conciliar el sueño y a relajarse antes de dormir. Para esto también ayudan los geles de aromaterapia especialmente pensados para este tipo de pequeños.

– Si se distribuye bien el espacio, la bañera siempre cabe. Quizás haya que renunciar a otros elementos del cuarto de baño, como el bidet o un mueble auxiliar, pero seguro que por muy pequeño que sea, si se organiza bien hay sitio para una bañera de al menos un metro y medio. Esta es la medida mínima para poder usarla con comodidad.

Muchas personas deciden utilizar todo el ancho del cuarto de baño para colocar su bañera, consiguiendo así un espacio perfecto, a medida y una mayor facilidad a la hora de poner una mampara o una cortina, ya que solo es necesario cubrir el frente de la misma.

Tipos de suelo que podemos utilizar en nuestro hogar tras realizar reformas en Orense

A veces, cuando nos compramos una nueva casa, e incluso cuando vivimos en la casa en la que hemos estado durante gran parte de nuestra vida, no es de extrañar que pueda necesitar algunas reformas orense, lo que puede incluir cambios en gran parte de la casa, desde la decoración y los muebles, pasando por el tipo de suelo e incluso por la propia estructura de la casa, ya que a veces decidimos agrandar una habitación e incluso la casa completa.

Dentro de todas estas reformas, hoy hablaremos de una en particular, la de los cambios de suelos. Cambiar el tipo de suelo es algo muy común entre las reformas que solemos hacer en nuestro hogar. Pero claro, con el gran número de tipos de suelos que tenemos disponibles se nos presenta la gran duda de cuál debemos escoger. Por eso hoy daremos algunas ideas sobre algunos de esos suelos para intentar ayudaros a decidir.

Propiedades y modo de limpieza de cada suelo

Una de las mayores dudas e inquietudes que debemos plantearnos a la hora de elegir el suelo para nuestro hogar después de realizar reformas en Orense es su mantenimiento, su durabilidad y la dificultad de limpieza que tiene. 

Basándonos en estas tres premisas, uno de los mejores suelos que tenemos a nuestro alcance es la tarima flotante, un suelo hecho a base de madera que ofrece gran dureza y durabilidad y es ideal para aquellos hogares en los que no dispongamos de mucho tiempo para dedicar a su mantenimiento. La limpieza es bastante sencilla y ofrece una durabilidad que puede rondar los 20 años.

Otro de los suelos con mayor durabilidad y mayor facilidad para la limpieza son los suelos vinílicos. Este tipo de suelos ofrece una gran resistencia a las manchas.

En el lado contrario, nos encontramos los suelos de moquetas o alfombras. Es cierto que este tipo de suelos ofrece calidez a la estancia. Sin embargo, no suele tener mucha durabilidad y son poco resistentes a las manchas y a veces es muy complicado de limpiar